ESCUELA SHAOLIN HUWEI

¿Por qué entrenar Kung fu Shaolin?

El Arte del Kung fu Shaolin lleva más de 1500 años perfeccionandose de generación en generación. Adaptándose a los movimientos de la vida conforme evoluciona. EL Kung fu de Shaolin es una mezcla perfecta de entrenamiento tanto del cuerpo como de mente, haciendo que estas dos partes se desarrollen y fortalezcan a la vez gracias al trabajo de las formas y movimientos que este contiene. Los tao Lu´s o formas que se ven en nuestra escuela movilizan la energía interna a través de los meridianos de acupuntura a la vez que te enseña un sistema de defensa personal, flexibilidad corporal, manejo de tus brazos y piernas a un nivel elevado. Control mental de tus emociones gracias al trabajo de la meditación y reflexión de la filosofía de las artes marciales. Sinceramente, muchas de estas cosas solo se pueden sentir en el propio cuerpo cuando se practican. Te animamos a probar una clase y adquirir más conocimiento con el Maestro en el Dojo (lugar de entrenamiento)

¿Puedo ir a una clase sin conocimiento alguno?

Si se puede, la mayoría de los alumnos empiezan Kung fu desde Cero. Algunos vienen con conocimientos de otras artes marciales, esto hace que su enseñanza vaya más rápido pero en general, tiene que haber un principio y en esta escuela impulsamos tu crecimiento sea del nivel que sea.

¿Qué tengo que llevar para probar una clase?

Para probar una clase de Shaolin Kung fu debes traer un pantalón de chandal y una camiseta cómoda. Si te gusta y te quedas, al cabo de un mes es obligatorio el uso de la ropa de Kung fu, te sentirás más cómodo y mejor a la hora de practicar Kung fu.

¿Dónde se encuentra la escuela?

La escuela Shaolin Huwei se encuentra situada muy cerca de Plaza de Castilla, al lado de la calle de Bravo Murillo, que pronto se convertirá en el núcleo de la ciudad de Madrid. Muy fácil acceso y con buen transporte público a cualquier punto de la ciudad.

¿Qué beneficios voy a obtener?

1. La confianza en uno mismo aumenta desde la primera clase de artes marciales.

2. Se forja la fuerza de voluntad de un Samurái del siglo XV.

3. Mejora el estado de la musculatura y la flexibilidad del cuerpo.

4. Paz mental. La práctica de la meditación y el chi kung hace que tengas más claridad mental en esta vida tan ajetreada.

5. Generas Momentum. Cuando estás practicando en el tatami, tu cuerpo y tu mente se encuentran en el presente. Este beneficio a largo plazo es de los mejores.

6. Aprender a defenderse. Caminarás mucho más tranquilo por la vida. Saber defenderte puede salvarte de alguna situación incómoda.

7. Hay muchos más beneficios pero dejarlos aquí sería muy largo. Puedes ver muchos más en este vídeo donde el Shifu de nuestra escuela hace un gran trabajo de compartir conocimiento en Youtube:

Para cualquier duda contactanos en la pestaña de contacto.

Amitabha!